Percusión para fiestas de moros y cristianos, boatos y capitanías

Sobre la percusión en fiestas de moros y cristianos

Aspectos a tener en cuenta a la hora de contratar un grupo de percusión para fiestas de moros y cristianos.

Uno de los componentes más importantes en las fiestas de moros y cristianos es la música, las bandas de música, se podría decir que es el segundo elemento más importante después de las propias comparsas o filáes, ya que sin música no se podrían hacer desfiles. A su vez, dentro de las bandas de música la percusión tiene un papel especial, es la encargada de marcar el tiempo para que las escuadras puedan desfilar acompasadas a la música, y además la percusión nunca para, siempre está ahí.

Quizá a veces esa importancia pasa desapercibida y no todo el mundo la valora igual, así como las posibilidades que brinda dentro de la música de moros y cristianos. Por todo esto, y por la parte que nos toca, hemos querido compartir unos pequeños consejos que puedes tener presentes cuando busques un grupo de percusión para tu boato.

1. Darbukas y djembes

Estamos acostumbrados a ver grupos de percusión que incluyen diversos instrumentos, tanto de «percusión grande» (timbales, bombo, caja, gong…) como de «percusión pequeña» (cajas chinas, panderos, panderetas, cascabeles…), y entre estos algunos grupos suelen llevar darbukas o djembes (instrumentos que se tocan con las manos). Estos instrumentos requieren una técnica de golpes adecuada para aprovechar la sonoridad y las posibilidades rítmicas que ofrecen, y en muchas ocasiones esta técnica no es la correcta o simplemente no existe. Esto se traduce en que estaremos pagando por músicos que no hacen el papel que deberían, o al menos no están aprovechados.

Djembes y darbukas bien tocados deben poder diferenciarse entre los demás instrumentos, indepedientemente del papel rítmico que desempeñen en el grupo.

CONSEJO 1: Presta atención al sonido de darbukas y/o djembes dentro del grupo, si se les oye, si se diferencian tonos agudos y graves.

Para facilitarte esto, aquí dejamos un par de vídeos para que compruebes el sonido real de ambos instrumentos.

2. Musicalidad

A pesar de lo que pueda parecer y de que la mayoría de la gente piense en la percusión simplemente como «tambores», teniendo, como es el caso, diferentes instrumentos con diferentes sonidos y timbres se pueden construir estructuras simples pero que den como resultado una cierta «musicalidad».

Para que nos entendamos mejor pondré un ejemplo: si en una marcha mora los panderos, las panderetas, las cajas chinas y algún otro instrumento de «percusión pequeña» como cascabeles o cencerros tocan todos lo mismo, estamos desperdiciando el potencial musical del grupo por muy pequeño que sea. Si los patrones ritmicos de cada grupo de instrumentos están combinados y entrelazados se consiguen efectos mucho más bonitos y se enriquece la melodía.

CONSEJO 2: Fíjate como se combinan los diferentes instrumentos entre sí a lo largo de la canción.

 

3. Proporciones

Otro aspecto importante a tener en cuenta es el de las proporciones entre los diferentes instrumentos. Esto afecta principalmente a los instrumentos pequeños (panderos, cajas chinas, cascabeles…), y simplemente significa que la cantidad de instrumentos de cada tipo debe estar proporcionada al resto para que el sonido esté equilibrado. Ejemplo: si en un grupo hay 7 panderos, 7 cajas chinas y 2 panderetas (además de toda la «percusión grande»), muy posiblemente las dos panderetas apenas se escuchen y por tanto estamos volviendo a pagar por músicos que no se aprovechan, un caso parecido a las darbukas y djembes mal tocados.

Igualmente podría darse el caso de desproporción entre percusión grande y pequeña, debe haber un equilibrio entre los instrumentos grandes y los pequeños.

CONSEJO 3: Observa que la cantidad de instrumentos de cada tipo sea razonable respecto a los demás y el sonido esté equilibrado.

 

4. Innovación

En general una formación básica en un grupo de percusión para moros y cristianos suele llevar bombo (normalmente bombo de concierto), timbales, caja, platos, gong (no siempre), panderos, panderetas/cascabeles y cajas chinas. A partir de ahí se pueden añadir infinidad de instrumentos de percusión, siempre sabiendo darles un papel concreto dentro del grupo, no ponerlos porque sí. A veces he visto grupos que llevan unas congas tocadas con mazas, a pesar de que son instrumentos para tocar con las manos y con un timbre no demasiado alto; visualmente quedan muy bien, es algo diferente, pero no se oyen casi nada. Volvemos a desaprovechar músicos e instrumentos.

Cualquier instrumento puede ser bien recibido siempre que tenga un hueco sonoro, quizá no durante toda la pieza pero sí en determinados momentos, y sepa tocarse con la técnica adecuada.

Este aspecto es más objetivo, puesto que va a depender del gusto de cada uno, habrá personas que prefieran algo más «tradicional» y otras estén más abiertas a nuevos sonidos.

CONSEJO 4: Observa la variedad de instrumentos, así como su sonido y papel dentro del grupo.

 

Con estos cuatro consejos esperamos ayudarte en la próxima contratación de un grupo para tu escuadra, boato o capitanía. Y, como no, esperamos ser nosotros. 😉

Comparte con amor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.